Concepción

Freire 1611. Esquina Galvarino.

Santiago

Serrano 63. Oficina 34

Consultas

ventas@eurekaelectronics.cl

Concepción

Freire 1611. Esquina Galvarino.

Santiago

Serrano 63. Oficina 34

Consultas

ventas@eurekaelectronics.cl

Soldadura en Electrónica

Desde que Ernst Sachs, en 1921, solicitó la patente del primer cautín eléctrico se abrió un campo de soluciones para resolver el problema de unir dos conductores de cobre que aseguraran el contacto y permitieran el buen funcionamiento de aparatos eléctricos. La clave estuvo en buscar un medio para hacer un aporte de estaño y plomo en la dosis adecuada al requerimiento.

Ese medio fue el cautín eléctrico, el cual con el advenimiento de la electrónica, se ha ido transformando en una herramienta cada vez más fina como consecuencia de la miniaturización de los componentes y de la alta densidad de los mismos en un tablero de circuito impreso.

Los cautines y estaciones de soldar ERSA que comercializamos son la mejor respuesta a esta necesidad de unir metálicamente dos superficies, ya sea que se trate de un borne, el montaje de un tiristor en una placa thru hole o realizar un montaje en superficie de un SMD.

La diferencia fundamental la hace el control de la temperatura y de la potencia, especialmente en circuitos del tipo SMD, con PCB de pistas extremadamente finas y próximas una de otra. Un cautín puede calentar su punta a la temperatura adecuada, por ejemplo 240°C, pero, al primer contacto ésta se enfriará y podría producir un efecto de soldadura fría, es decir, que aparece unida, pero, intermetálicamente agrietada impidiendo el contacto eléctrico o que este se produzca aleatoriamente. Aquí entra el otro concepto de la potencia, lo que en este caso significa que la punta no se enfriará porque el circuito del cautín le permitirá subir la temperatura al set point y mantenerla ahí, dentro de ciertos márgenes mínimos de oscilación, hasta que la soldadura se derrita y se deposite convenientemente asegurando la unión mecánica y eléctrica de los componentes.

Las estaciones ERSA son de temperatura controlada, algunas antiestáticas, con potencia suficiente para sustentar la punta ante enfriamientos, con indicadores de la temperatura de trabajo, con prefijadores de temperatura de acuerdo al tipo de requerimiento, con cautín totalmente ergonómico y con una variedad de puntas del tipo fino, paleta, gruesa o miniola, con la cual es posible soldar hasta 20 pines de un SMD en menos de 5 segundos.

Soldar es un arte pero, no es posible hacerlo sin algunos accesorios fundamentales y menos sin poseer la habilidad manual para ejecutarla.

Abrir chat